MIS ARTÍCULOS: GUÍA PARA EL TALLER PRELIBROS DE MAÑANA DÍA 25. EL LIBRO COMO OBJETO, INSTRUMENTO CULTURAL O MEDIO POÉTICO QUE FACILITA LA EXISTENCIA




"Entender qué es el arte es una preocupación (inútil) del adulto. Entender cómo se hace para realizarlo es, en cambio, un interés auténtico del niño”


PRELIBRO: 

Son estímulos visuales, táctiles, olfativos, sonoros, térmicos… Están dotados de lenguaje y de significado, contienen unas reglas o un discurso que se rompe o manipula causando sorpresa, admiración o simple encanto, transformando la lectura pasiva en activa, incluso en creativa.
Son libros para tocar, manosear, arrugar, acariciar, oler, morder… que propician el poder encontrarse entre las manos un libro que se parece al vestido de mamá, al mantel del desayuno, a la silla del cuarto, o a nuestro muñeco favorito. Esto sí que es una aventura.


GUÍA PARA EL TALLER PRELIBROS

Quedarán expuestas aquí las principales ideas, los objetivos, las fuentes de inspiración y los tiempos de desarrollo del taller "Prelibros" a modo de guía para que los participantes y sus familias completen lo mejor posible esta experiencia. O cualquier interesado. Se desarrollará el domingo 25 de mayo en la Escuela Taller DeArte, en Aravaca a las doce de la mañana. Duración: una hora y media.

Como en todo atelier dedicado a la infancia, el máximo objetivo será el de propiciar un momento de juego.
En palabras del autor que nos inspira, Bruno Munari:

“¡jugar es una asunto serio! Los niños de hoy son los adultos de mañana. Ayudémosles  a crecer libres de estereotipos, a desarrollar todos los sentidos, ayudémosles ser más sensibles. Un niño creativo es un niño feliz”

Sabemos que en los primeros años de vida los niños conocen el ambiente que los rodea a través de todos los receptores sensoriales y no sólo a través de la vista y el oído, sino también percibiendo sensaciones táctiles, térmicas, materiales, sonoras, olfativas...Partiendo de esta idea aspiramos en el taller a proyectar un conjunto de objetos que parezcan libros pero que sean todos distintos, que sean fácilmente manipulados por los niños y sean ellos sus propios creadores. Huyendo de las historias literarias acabadas como los cuentos, que condicionan de forma repetitiva y no creativa, nos acercaremos al libro como objeto sensorial para despertar en los niños un deseo temprano por la lectura.

O B J E T I V O S :


  • jugar
  • despertar el deseo por los libros
  • pensar
  • imaginar
  • crear aprendizaje significativo captando la atención por medio de la novedad y la creatividad
  • desarrollar estímulos externos e internos así cómo descodificarlos
  • integrar la información recibida activando el área asociativa del cerebro y la memoria
  • fomentar la expresión de un pensamiento a través de la acción que responde a la información recibida
  • establecer un momento de plena motivación y posibilidades de libre decisión
  • participar en una experiencia vital a través de estímulos sensoriomotrices
  • desarrollo sensorial: oído, tacto, olfato y vista
  • expresión de emociones o conexión íntima con éstas
  • invitación a la comunicación entre los participantes
  • procesamiento y cognición de imágenes
  • clasificación y desarrollo del pensamiento lógico-matemático. Práctica de experiencia con los objetos estableciendo relaciones con la semejanza, la diferencia, la pertenencia y la inclusión.
P R O C E S O :

1. I N I C I O (15min)


 Teniendo claro que el objetivo de esta experimentación es el de comprobar si se puede utilizar el material con el que se hace un libro (excluido el texto) como lenguaje visual, abordaremos el problema siguiente:  el libro como objeto con independencia de la letra impresa, ¿puede comunicar algo? y de ser así, ¿qué?

Se harán las presentaciones y la propuesta preguntando al grupo (¿qué es un libro?, ¿qué son las páginas?, ¿y la letras?, ¿hay dibujos?, ¿siempre?, ¿para qué se usan?). En esta fase se abrirá un diálogo para introducir el tema. Los niños llevarán el discurso participando en turnos. Se tratará de activar al máximo la motivación , el interés. Llegaremos a algunas conclusiones invitando al niño a ver "el libro" a la manera de Bruno Munari: verlo más como objeto, reconocerlo como instrumento cultural o como medio poético para asimilar el conocimiento y facilitar nuestra existencia o pertenencia a un grupo. Definiremos libro y prelibro.

2. P R O P U E S T A

Tras el pequeño debate se propone al niño la elaboración de un "Prelibro". Se pregunta cómo hacerlo, qué necesitamos: lluvia de ideas. Se acogen las propuestas y se completan.

3. E L  A P R E N D I Z A J E   E S   S O R P R E S A (10 min)

Se presentará a los niños una "montaña" de materiales mezclados muy diversos en forma, color, textura, olor, tamaño fomentando que utilizando su pensamiento elástico y su propia creatividad acaben montando un prelibro a modo único.
Se deja a los niños observar el material. Debate.

4. C L A S I F I C A C I Ó N  (15 min)

Es necesario clasificar todo el material. Se propone una organización a los niños para que clasifiquen. El proceso de clasificación es muy atractivo para los niños, disfrutan practicando su capacidad de agrupar objetos haciendo coincidir sus aspectos cualitativos o cuantitativos, combinando en grupos. Para agrupar deben reconocer físicamente y tener la habilidad para reconocer las semejanzas y diferencias entre los objetos y agruparlos en torno a ellas. Mientras dure este proceso se hablará sobre las características, ampliando el vocabulario de los niños y compartiendo sensaciones. Surgirá un natural intento de dar sentido al mundo mediante el contacto con los objetos. 


5. E L E C C I Ó N   D E L   M A T E R I A L   Y   P R E S E N T A C I Ó N   D E  L O S  S O P O R T E S   D E L   P R E L I B R O (5 min)

Los niños elegirán el material que necesiten para elaborar su prelibro y conocerán los prototipos que les ofrecemos para montarlos aunque el formato final será libre. 

6. C O M P OS I C I Ó N   D E L   P R E L I B R O (20 min)

Tiempo para pensar, ordenar la experiencia y tiempo de creación. Los niños experimentarán el espacio del libro libremente. 

7. M O N T A J E (20 min)

Les proporcionaremos material, técnicas o consejos para favorecer su propio montaje en un entorno seguro. El profesor está observando y actúa cuando se le necesita respetando al máximo el proceso creativo del niño.

8. D E S P E D I D A (5-10 min)

Quien quiera presentará su Prelibro en grupo y nos despediremos.
Cada niño se llevará a casa su ejemplar.

Para terminar, me gustaría que leyeráis estos textos de María Serrano que he encontrado en la web "The Publishing Lab" y que resumen la esencia de este proyecto y sirven para completarlo y cerrar mi propuesta.


EL LIBRO INFANTIL COMO ‘BOÎTE SURRÉALISTE’
Munari llevó también su actividad de experimentación editorial al ámbito del libro infantil, que llegó a renovar por completo. Al constatar que los libros infantiles tradicionales estaban elaborados en función de unos principios reduccionistas que adoctrinaban a los niños en el pensamiento lineal y el aprendizaje por repetición —terminando, así, por mutilar su creatividad—, Munari proyectó una serie de libros destinados a poner en cuestión la misma idea del libro infantil. En ellos aúna la comunicación textual y sensorial, el aprendizaje, el juego, el descubrimiento y la experimentación. Como lo ha expresado Giorgio Maffei: “El libro [infantil] de Munari recoge la herencia de la ‘Boîte surréaliste’, supera su rol tradicional de narrador de historias para convertirse en objeto-juego”.
Munari no quería enseñar a los niños a “leer” un libro, sino a que entendieran cómo funcionan los libros como objeto, de qué formas pueden expresarse con ellos, a través de sus cualidades táctiles, visuales o formales, cosas que se escapan y complementan al ámbito de las palabras.
“Estos mensajes no deben ser los de la historia literaria cerrada, como los de las fábulas, porque esto condiciona enormemente al niño en un modo repetitivo y no creativo. Así se destruye en el niño la posibilidad de tener un pensamiento elástico dispuesto a modificarse a partir de la experiencia y del conocimiento. Es necesario, mientras se está aún a tiempo, habituar al individuo a pensar, a imaginar, a fantasear, a ser creativo. Por eso estos libritos están repletos de estímulos visuales, táctiles, materiales, sonoros, térmicos. Deben transmitir la sensación de que los libros son objetos así elaborados y que tienen dentro de ellos sorpresas variadas. La cultura está hecha de sorpresas, es decir, de aquello que al principio se desconocía, y es necesario estar dispuesto a recibirlas y no a rechazarlas por miedo a que se derrumbe ese castillo que nos hemos construido”.
Bruno Munari, “Verbale Scrito”, Corraini Edizioni, Mantua, 1982.

Nota: los tiempos del atelier pueden variar significativamente, como sucede casi siempre con los niños que son pura sorpresa, así que el tiempo debe ser considerado como un simple punto de referencia, al que pretendo ceñirme pero del que me fío bien poco...

¡Gracias!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.