DISEÑO: MÚSICA TRAS EL VAIVÉN COLECTIVO



Toda actividad de impacto en el urbanismo merece ser recordada y más si evoca el juego en conjunción con la música.

El entorno urbano de Montreal se convierte en música colectiva gracias a la iniciativa “21 Balançoires” (21 columpios) que propone una nueva manera de interacción colectiva.


Sus creadores los diseñadores y artistas Mouna Andraos y Melissa Mongiat en colaboración con el profesor de comportamiento animal Luc-Alain Giradeau proponen este juego de coordinación mediante el que los usuarios al balancearse crean melodías espontáneas. El vaivén de los 21 columpios envuelve a las personas en ritmos únicos y originales, efímeros. De noche el columpio está iluminado.

Cuando existe una coordinación más sofisticada entre los jugadores se crean complejas armonías y crece la experiencia de cooperación social.


Andraos y Mongiat forman parte del colectivo Canadian Design Collective que trabaja creando instrumentos “gigantes” colectivos y creen que la acción conjunta es más rica que la individual, así lo intentan demostrar en interesantísimas propuestas que podéis consultar en :



Su trabajo se centra en la participación y la experiencia colectiva:

“Cooperation emerges when the behavior of each individual depends on the decisions of the rest of the group: it’s a game where, from the start, you need to adjust to the actions of others”.
“The result is a giant collective instrument that stimulates ownership of the new space, bringing together people of all ages and backgrounds, and creating a place for playing and hanging out in the middle of the city center”.


En este vídeo podéis disfrutar de la experiencia, eso sí, lamentablemente de manera pasiva...















Comentarios

Isabel S. ha dicho que…
No conocía esta iniciativa y lo cierto es que me encanta. Muchas gracias por compartir y un saludo.

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.