MIS ARTICULOS. PENSAMIENTO: EL CONOCIMIENTO INÚTIL



Me cruzo con alumnos a diario en el trabajo, han crecido pero suelen pararse a abrazar a sus profesoras de infancia. Cuando hay un poquito más de tiempo charlamos muy brevemente: siempre procuran recordar alguna anécdota compartida y esa anécdota SIEMPRE tiene que ver con un aprendizaje directo, experimental, que surgió "haciendo algo" de acuerdo a intereses muy personales. 

- Seño: ¿te acuerdas de cuando metí la mano en la boca del ternero y aprendí lo que es "succionar"?
- ¿y de cuando vendí el pescado en el Mercado del colegio?
Como dice Schank atender a esas expectativas de aprendizaje supondría una super maestra con poderes sobrenaturales para llegar a todos los intereses y enseñar haciendo estrategias individualizadas para cada uno. Sería maravilloso y hay que procurar hacerlo pero con un sistema educativo muchas veces anquilosado es realmente difícil. 
Yo tengo suerte y trabajo en un lugar en el que puedo acercarme de manera privilegiada a mis alumnos y procuro hacerlo de forma que intervengan en su propio aprendizaje "haciendo". Nuestro método es respetuoso y cuando funciona menos tengo la libertad de amoldarlo a la situación segura de que me apoyarán mis compañeros y jefes.
Así las cosas, lo que me interesa es capacitar al niño para manejar su vida en el mundo del adulto y en el suyo: el desarrollo libre de la persona es central en la pedagogía.
Ya está bastante aceptado que la infancia es la época más importante de nuestras vidas porque tiene una dimensión decisiva sobre nuestro futuro. Si logramos que los niños formen su identidad personal sobre sólidas bases, su capacidad de enfrentarse a los retos de la vida será mejor. Además quien sabe quien es podrá en el futuro descentrarse de su egocentrismo y así alcanzar el altruismo sin perder identidad propia. Sin duda esta fórmula generará una juventud más preparada, más capaz de ser feliz y hacer felices a otros.
Trabajar en este sentido supone conocer la naturaleza interna del niño no tantas teorías o ideologías, es decir, qué enseñar y cómo y a quien en concreto. En mi clase hay muchos niños pero no todos necesitan aprender lo mismo. Hay ciertos aprendizajes más "universales" pero el modo, el tiempo, la conciencia, la habilidad,los gustos y rechazos,  la intensidad de cómo aprenderlos es realmente tan variable que el conocer al ser interno del niño que tienes frente a frente es la única vía eficaz  para emprender tal hazaña. 
Estamos atravesando difíciles momentos en educación. Ningún gobierno es capaz de pensar a largo plazo (en el individuo ya adulto y "educado") estableciendo criterios a corto plazo. Al hilo de esto recuerdo un párrafo de Steiner que me interesa y explica la idea mucho mejor que yo:
"No deberíamos preguntar : ¿qué es lo que la persona necesita saber y ser capaz de hacer para adaptarse al orden social existente? Sino preguntar: ¿qué vive en todo ser humano y qué puede desarrollarse en él? Sólo entonces será posible guiar las nuevas cualidades de cada generación a la sociedad. La sociedad entonces será lo que la gente jóven, como seres humanos completos, hagan de las condiciones sociales existentes. ¡La nueva generación no debería ser hecha para convertirse en lo que la sociedad actual quiere que sea!"
Aunque es tarea del político facilitar el acceso a la educación y proporcionar los medios, ¿lo es determinar las horas de deberes en casa, elegir los temas a estudiar o los libros?; creo que es tarea de los padres, maestros y educadores elegir lo que constituye una buena educación. Además, si retomamos la idea de identidad personal o de naturaleza del ser humano parece claro que son cuestiones innatas al niño y al niño lo conocen sus padres, sus profesores y nuevamente creo que son éstos los que deben ponerle frente a su verdadero potencial. 
Los niños pequeños deben conocer su cultura, las tradiciones y costumbres de su entorno, pero no debemos olvidar que un día serán ciudadanos del mundo y como tales estarán expuestos a situaciones que no podemos imaginar pero desde la educación sí podemos facilitar ese proceso de crecimiento crítico, personalizado, feliz, por respetar la sabiduría innata de cada uno de nuestros alumnos.
Pese a mi buena situación profesional, confieso que sueño con un paradigma de educación totalmente diferente que mucho tiene que ver con lo que propone este crítico educativo que os presento: Roger Schank.
Recojo la entrevista de "Proyecto a volar" porque no encuentro la autoría real, de hecho hay muchos blogs o webs que la hacen suya directamente... Agradezco al Proyecto A volar este texto.
Digno de mucha reflexión. Como las viñetas de Frato.
Vídeo al final del propio autor.

“Los colegios son guarderías, y no muy buenas.” – Roger Schank

Roger C. Schank es un crítico severo del sistema educativo actual, y no trata de suavizar sus palabras para que suenen políticamente correctas. Schank es, además, uno de los principales investigadores del mundo en Inteligencia Artificial, Teoría del Aprendizaje y en la construcción de entornos virtuales de enseñanza. Durante 35 años, fue profesor de Universidades como Standford, Yale y Northwestern. Ahora está empeñado en acabar con el actual sistema educativo, y ofrece sistemas alternativos de aprendizaje desde su compañía Socratic Arts y su organización sin ánimo de lucro, Engines for Education.
Según Schank, el sistema educativo que tenemos hoy —y que ha seguido invariable desde hace siglos— se podría resumir así: un profesor entra en clase y habla. Los alumnos, como mucho, toman apuntes. Como no pueden recordar lo que se les dijo, les hacen exámenes. Pero poco después de pasar esos exámenes, olvidan todo. A Schank le gusta preguntar a sus alumnos: «¿Podrías aprobar ahora, sin estudiar, el exámen de álgebra que pasaste el año pasado?» La respuesta es no. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque no se puede aprender lo que nos dicen. Los recuerdos siempre van asociados a sorpresas, emociones, retos. Se aprende haciendo. Y el “aprender haciendo” no es un concepto nuevo. Desde la antigüedad, muchos filósofos y científicos han reiterado que es la única forma de aprender.
¿Por qué, si es tan obvio que “aprender haciendo” es la mejor forma de enseñanza, nadie hace nada para cambiar el sistema educativo y adaptarlo a ese concepto?
Es bastante difícil enseñar mediante el “aprender haciendo”. Si 30 niños aprenden de esta forma, todos tendrán distintas necesidades y problemas a los que debe enfrentarse el profesor al mismo tiempo. Y todos pueden ir en distintas direcciones, según los intereses de cada uno.
El problema es el aula. Cuando hay aulas y un maestro al frente, aprender haciendo es casi imposible. Cambiar esto significa prescindir de las aulas, así como de la idea de un profesor de pie delante de 30 niños, que sabe qué es verdad y te lo va a contar. Este cambio resulta inconcebible para los colegios.
Aprender haciendo implica tener un objetivo que conseguir. Los niños deben intentar hacer algo. ¿Qué intentan en el colegio? Sobre todo, aprobar exámenes y conseguir buenas notas. La cuestión es si esa es una habilidad que merezca la pena enseñar.
¿Quién tiene la culpa del sistema educativo? ¿Los gobiernos? 
Por supuesto, tienen la culpa los gobiernos. Los políticos nunca se han preocupado de educar realmente a los niños, ni nunca lo harán. No muchos gobiernos quieren realmente enseñar a los estudiantes a pensar por sí mismos.
¿Y los profesores? ¿Tienen algo que ver?
Los profesores no tienen la culpa. Han aprendido a vivir en un sistema tonto, pero normalmente empiezan con grandes ideales y aprenden a adaptarse. Podrán aprender a enseñar de una nueva manera cuando exista una nueva manera.
¿Quién decide qué tenemos que estudiar y cómo?
Es una pregunta muy interesante. La respuesta, sorprendentemente, es ‘nadie’. Todo se decidió hace mucho tiempo y nadie puede cambiarlo. Y, lo que es peor, hay grupos de presión que quieren dejarlo igual, y son muy fuertes. Editores de libros de texto, preparadores de exámenes, profesores y muchos otros tienen un gran interés en que todo siga igual.
Sólo tienes que intentar eliminar el álgebra o la trigonometría del plan de estudios de cualquier escuela secundaria del mundo. El clamor sería estruendoso. Esto es cierto incluso teniendo en cuenta que casi nadie recuerda nada de esos temas una vez terminado el colegio. No lo recuerdan porque es inútil y el 99,9 % de los adultos nunca lo ha utilizado. Y no, no te enseña a pensar. Si queremos enseñar a la gente a pensar podríamos investigar buenas maneras de hacerlo.
Tenemos el mismo sistema educativo desde hace cientos de años…
Miles de años. Los críticos romanos se quejaban de que el colegio era irrelevante e inútil. Platón señalaba que la gente aprendía haciendo; argumentaba contra el sistema existente en Grecia. Montaigne se quejaba sobre el sistema francés, Locke sobre el inglés, Einstein sobre el alemán. Nadie escuchaba.
¿Y por qué hay tan pocos revolucionarios de la educación?
No es un trabajo divertido. La mayor parte de la gente no sabe nada sobre educación y defiende con ardor el sistema actual. Y aunque es fácil conseguir que la gente corriente esté de acuerdo contigo, nunca es la que puede producir un cambio.
Da la sensación de que no sólo hay pocos revolucionarios de la educación y la mayoría de ellos acaba perdiendo la batalla o la esperanza. ¿Es eso cierto?
No hay muchos. De todos modos, es una cuestión de dinero. Cuando tengamos el suficiente, podemos construir el plan de estudios alternativo que necesitamos.
¿Cuáles son los enemigos en la batalla para acabar con la mala educación?
Los políticos son el principal enemigo. Cada vez están más involucrados en los exámenes, y por tanto en estropear la educación.Las universidades son el otro gran problema. Establecen criterios de admisión que no permiten a los graduados de escuelas secundarias alternativas acceder con facilidad. Esto asusta a los padres y hace que no prueben alternativas que podrían ser mejores para sus hijos.
Eres famoso también por ser políticamente incorrecto. ¿No es un papel duro y cansado?
No. Es fácil para mí, de hecho algo natural. Tengo muchos fans.
¿Pero por qué lo haces?
Porque es importante hacerlo. Demasiados niños brillantes y motivados se vuelven adultos infelices porque les aterrorizaban las matemáticas, o los profesores, u otros niños, o tenían algo que les gustaba hacer y no era el colegio. Me preocupan esos niños. Y vivimos en democracias donde todos pueden votar. Cuando todo el mundo está sin preparar, votarán de una manera simplista. Puede que funcione para los políticos, pero no funciona para el mundo.
¿Estás a favor del aprendizaje natural? Me refiero a que si crees que los niños deberían aprender aquello por lo que se sientan interesados y no lo que les imponen.
Estoy a favor de que los niños aprendan sobre lo que les interesa bajo la guía de expertos y profesores que les indiquen direcciones razonables. El plan de estudios de talla única debe desaparecer.
Los planes de estudio que están en línea solucionan ese problema. Los niños pueden avanzar a su propio paso. Esto es muy difícil de hacer en una aula tradicional.
¿Es tan importante que los alumnos estén agrupados siempre según la edad?
No. De hecho, es probablemente una mala idea.
Recientemente, ha habido un número creciente de diagnósticos de niños con síndrome de Asperger, con trastorno por déficit de atención, etc. Son niños que comparten la misma clase pero no las mismas inquietudes o necesidades que sus compañeros. ¿Cómo crees que debería abordarse este problema?
Tenemos que dejar de pensar que si a un niño se le dan mal las matemáticas eso significa que tiene un problema de aprendizaje, y empezar a preguntarnos qué es lo que hace bien y permitirle mejorar en eso. Tenemos que dejar de drogar a los niños con Ritalin porque no pueden sentarse quietos y concentrarse, y dejar de pedirles que hagan algo que es tan poco natural para ellos. Dejemos a los niños ser como son y enseñémosles en ese contexto, haciéndoles mejores en sus inclinaciones naturales.
¿Por qué existe el acoso escolar? ¿Es algo inherente al ser humano? 
La escuela ayuda a reforzar muchos malos comportamientos. No creo que los colegios deban existir. Los niños necesitan aprender en contextos más fáciles, que no sean tan traumáticos.
Recientemente, entrevistamos a Jay Belsky con motivo de los últimos resultados un ambicioso estudio que concluye que a más tiempo pase un niño en una guardería, independientemente de la calidad de esta, más problemas de comportamiento tendrá después en la escuela. ¿Qué opinas de eso? ¿Crees que los niños aprenden a ser agresivos en la guardería?
Los colegios son guarderías, y no muy buenas.
Si queremos llegar hasta el final de los estudios, tenemos que pasar, año tras año, por una serie de asignaturas obligatorias que van en bloque y son comunes a todos los alumnos. ¿A quién beneficia este sistema?
El plan de estudios de los EE.UU. fue diseñado en 1892 por el presidente de Harvard, con la intención expresa de hacer la vida más fácil a los profesores de Harvard, ya que garantizaba que los alumnos que entraban habían estudiado las mismas asignaturas (las que se enseñaban en Harvard en aquel momento). Nadie puede cambiar esta situación porque el sistema está demasiado comprometido con él, y porque las universidades todavía insisten en seguir. Esta situación es más o menos la misma en todos los países. El cambio lo impiden las universidades, que realmente no tienen ningún interés en la escuela secundaria. En resumen, no quieren enseñar materias de escuela secundaria en la universidad.
Hace mucho tiempo, antes de Internet y de la posibilidad de múltiples opciones para los estudiantes, las escuelas secundarias realmente no podían cambiar. ¿Cómo podías proporcionar opciones a los estudiantes sin añadir grandes costes y muchos más profesores? Ahora ya no hay ese problema. Podemos hacer un plan de estudios una vez y puede utilizarlo cualquier persona del mundo. Sin embargo, el colegio no puede cambiar porque los gobiernos no entienden en absoluto lo que hay que hacer.
¿Qué tipo de apoyo necesita alguien que no esté de acuerdo con el sistema educativo y quiera hacer algo para cambiarlo? ¿Dejar la escuela, escribir una queja al director de la escuela,…?
El director del colegio no puede hacer nada. No pierdas el tiempo.
¿Para qué sirve la escuela tradicional? ¿Qué se aprende en ella?
Todo el colegio es una pérdida de tiempo si piensas que su papel es realmente el aprendizaje. La educación más importante ocurre en casa o en el trabajo. La mayoría de lo que se aprende en el colegio se olvida. Lo que sí aprenden los niños en el colegio es cómo tratar con otros niños, con la autoridad, con las normas, etc. Muchas veces, un mal profesor es el que es mezquino o descuidado en su trato con la gente. Esos profesores deberían ser despedidos, porque su papel principal, en mi opinión, es apoyar a los niños.
¿Hay alguna escuela en el mundo donde se pueda ir a “aprender haciendo”?
Sí. Aprender haciendo se utiliza como método de enseñanza en escuelas de comercio, en el trabajo, en el ejército y en cualquier área en la que esperemos que la gente consiga algo. En la escuela, eso no se intenta realmente. Se espera la memorización de los hechos aleatorios que las autoridades consideran importantes. Como no hay que hacer nada, ¿por qué enseñar así? El tema clave es el cambio en el plan de estudios, para que el examen principal sea de rendimiento, no de competencia.
En la actualidad, se habla de que hay muchos profesores desmotivados y muchos que no son vocacionales. En muchas carreras universitarias, las únicas salidas laborales son la enseñanza. ¿No hay mucho desnivel entre la cantidad de alumnos y el número de profesores con ganas de hacer una buena enseñanza?
Enseñar es un trabajo terrible. No consigue respeto y la escuela no permite a los profesores ser buenos en lo que hacen de ninguna forma real. Necesitamos convertir la enseñanza en supervisión. La supervisión sólo puede hacerse en un plan de estudios en el que los niños están intentando conseguir algo, y realmente quieren hacerlo. Los mentores pueden ayudarles a conseguirlo. La supervisión puede ser muy gratificante, pero el sistema tiene que cambiar radicalmente para que esto ocurra.

¿Algún consejo final para los padres? Puedes darnos alguna buena noticia sobre el futuro de la educación. ¿Hay alguna solución? ¿Hay algo que podamos hacer?
Ha habido colegios buenos en muchas partes a lo largo de los siglos. El problema es el sistema, no los colegios en particular. Puede haber buenos profesores y buenas experiencias en el colegio, pero son la excepción y no la regla. La buena noticia es Internet. Podemos crear buenas experiencias educativas e inmediatamente permitir a cualquier niño del mundo participar en esas experiencias. Un plan de estudios bien construido una vez puede utilizarse en todos los colegios y hogares del mundo mientras haya mentores en línea para ayudar. ¿Podemos hacerlo? Seguro que sí.
Convence a tu gobierno de que construya un puente menos o un misil menos y tendremos el dinero necesario. El gobierno es el problema, y no porque sea malo sino porque no tiene ni idea y es rehén de intereses muy poderosos que quieren impedir el cambio.
El objetivo no son las notas de los exámenes, sino la felicidad. La felicidad proviene de una vida emocionante, que incorpora habilidades laborales, capacidad de razonamiento, capacidades personales, y no incluye fórmulas matemáticas ni obras literarias que consideran sagradas las distintas culturas. Tenemos que enseñar lo que importa hoy en día. Dejemos de convertir a los niños en intelectuales y hagamos que sean ciudadanos de provecho.

Entrevista de Redes con Eduardo Punset a Roger Schank.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.