CREACIONES: COMENZAMOS EL CURSO CONSTRUYENDO JUNTOS


El año pasado hice un mandala de otoño en clase que dio muy buen resultado: los niños disfrutaron y lo elaboraron como auténticos cirujanos. Hasta el más movido se concentró y participó experimentando un cierto estado de calma y paz interior...

Propongo en esta entrada una actividad en familia a través de esta práctica; será divertido y ayudará a fortalece vínculos. Comenzar el nuevo curso construyendo juntos es un buen inicio y anima a cualquiera.

Un mandala es un término sánscrito que significa representación simbólica compleja. Son utilizados en el hinduismo y en el budismo. Favorecen la meditación, la capacidad de concentración, pueden equilibrar desórdenes, armonizar la ansiedad...
 Desde el punto de vista espiritual es un "centro energético de equilibrio y purificación" que ayuda a transformar el entorno y la mente de quien los usa.

Los niños se benefician de su elaboración teniendo en cuenta que:


  • Potencian la concentración y favorecen la estimulación del hemisferio cerebro: el creativo, intuitivo y mágico.
  • Los mandalas utilizan geometría y ayudan a los niños a familiarizarse con los símbolos mientras disfrutan.
  • Obtienen flexibilidad de pensamiento y de acción.
  • Reafirman las habilidades de disciplina, exactitud y precisión.
  • Propician naturalmente la relajación.
  • Favorece el descanso y el sueño.
  • Fomenta la iniciativa personal y estimula la imaginación favoreciendo la libre expresión.
  • Desde los primeros garabatos a las creaciones artísticas más abstractas y elaboradas va desarrollando su psicomotricidad y confirmando la estrecha relación con su desarrollo integral.
El mandala trata de reproducir un mundo ordenado, donde la simetría del dibujo y su composición equilibrada transmiten la idea de perfección.
Normalmente los niños colorean mandalas ya pintados pero en este caso yo prefiero que elaboren mandalas "vivos", no coloreando simplemente, sino construyéndolos.
Un buen ejemplo de esto es el trabajo de la artista Kathy Klein que hace estos preciosos mandalas con flores y frutos. Las piezas de mandala en las que se utilizan estos materiales se llaman danmalas y aquí podéis ver el resultado:








Además podéis utilizar conchas como en estos casos:


U otros elementos de la naturaleza:


 Os animo a recoger lo que os guste en familia y crear entre todos, día a día, vuestro mandala particular. 

Para realizar este artículo he consultado la obra de la artista Kathy Klein. Y además:

www.guioteca.com
Wikipedia
Elaboración personal

Comentarios

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.