CONGRESO APRENDEMOS TODOS. PONENCIA ALICIA BASTOS: REFLEJOS PRIMITIVOS


ALICIA BASTOS

Alicia Bastos hizo un rápido e interesante repaso al sistema nervioso central. Después de escucharla pienso que cualquier maestro debería conocer profundamente el funcionamiento de este sistema, o al menos tener claras algunas ideas. Sólo acercándonos a él podremos entender mucho mejor a nuestros alumnos, saber en qué estadio del desarrollo se encuentran, qué cosas pueden hacer y qué otras se escapan a sus capacidades que están todavía en plena formación… 
Veo imprescindible saber más.
En concreto se centró en los “reflejos primitivos o arcaicos”:
Los reflejos arcaicos o primitivos, son responsables de la supervivencia en los primeros meses de la vida.
El sistema nervioso centras es el centro de control de todo el desarrollo (movimiento, aprendizaje y pensamiento). Los reflejos arcaicos inician su desarrollo en el momento de la concepción y siguen una secuencia regular y común para todos los seres humanos, a pesar de las diferencias culturales. Esta secuencia regular de los distintos estadios del desarrollo se identifica por patrones de movimiento que acontecen en cada etapa del crecimiento. Estos patrones se conocen como "reflejos arcaicos". Cada uno de ellos juega un papel necesario en el crecimiento del feto o del niño, y prepara el camino para el nuevo estadio.(Wikipedia)

Alicia defiende que si estos reflejos primitivos no se inhiben a tiempo, en el momento en que deberían, los niños dispersan su atención y pierden oportunidades de aprendizaje.
El sistema nervioso autónomo tiene dos ramas: la parasimpática (nos debería ayudar a mantener la quietud) y el simpático (reacción ante las cosas). Si la rama parasimpática está en equilibrio partimos de una base para que todo el resto del sistema funcione.
La información que entra en el sistema nervioso central tiene que pasar por el tronco encefálico: para que esa información fluya correctamente tienen que estar bien enervadas las conexiones.
De la organización del sistema dependen movimientos como la respiración, la succión, la deglución, la audición y todos éstos deben haberse dado antes de la aproximación a la lecto-escritura para así propiciar situaciones de aprendizaje. 
Aquí me planteo que no todo el mundo sabe lo importante que es que un niño mastique, que coma sólido cuando sea el momento, que pueda respirar con facilidad, para luego desarrollar el lenguaje. Tenemos niños que van siempre con la boca abierta, un tono muscular débil, no oyen bien, y pasan así muchos meses, años incluso, distanciándose cada vez más del lenguaje…Tenemos niños que no saben comer, a los que los padres prefieren dar papillas, biberones, para por lo menos alimentarlos, que se niegan a comer verdura (cuando ya lo hicieron de más bebés con las papillas) y que mastican muy poco…por comodidad, por desesperación, por necesidad...estos niños se enfrentarán peor al aprendizaje del lenguaje. La masticación prepara el tono muscular para el lenguaje.
Alicia mencionó, iba muy deprisa por falta de tiempo, la “deglución atípica”, que se da cuando el niño empuja la lengua hacia afuera.
Después habló de los patrones de movimiento en el proceso de verticalización: a los pocos meses el bebé pasa de estar boca abajo a girarse boca arriba, arrastrarse, gatear… Escenificó posturas e hizo entender al público su importancia.
Hubo una pausa teatral en la que unos chicos escenificaron en un aula ficticia muchas posturas que todos hemos visto: niños que estiran el brazo para escribir y alejan el papel (no cruzan la llamada “línea media”), chicos que enganchan sus pies a las patas de la silla (esta postura alude al reflejo tónico-simétrico: si permanece hace que el cuerpo se encoja, por eso engancha las piernas), chicos con la boca abierta (afecta al tono muscular y a la escritura y se compensa, ¡qué interesante!, con una hipertensión en las manos, en un lugar donde no debería darse…), chicos que aprietan los dientes (está muy pendiente de los ruidos y no encuentra relajo), otra chica que no puede escribir más de dos palabras (problemas con la luz), otra  con el estado simpático alterado (pupilas grandes), niños que andan de puntillas, ¡conozco varios! (reflejo tónico-laberíntico)…
Estos casos, vistos en  escena, me hacen pensar en alumnos míos, en chicos y chicas que conozco, en compañeros de colegio…y me imagino cuántos casos pasan desapercibidos en nuestras aulas…
Está claro que inhibir a tiempo los reflejos primitivos nos prepara Mucho mejor para el aprendizaje y esto se logra estimulando el sistema vestibular que está directamente relacionado con el equilibrio y el control espacial. Está formado por dos ensanchamientos: el utrículo y el sáculo, ambos informan de la posición de la cabeza en relación con el suelo.
Sobre los cilios de sus células sensoriales se hallan unos pequeños cristales de carbonato cálcico llamados otolitos. Sus células sensoriales generan impulsos que llegan hasta el cerebelo, lo que nos permite mantener el equilibrio a pesar de que realicemos desplazamientos, giros o aceleraciones. (Wikipedia)

Asi terminó esta ponencia interesantísima que me abrió un nuevo campo de investigación: el sistema nervioso central, su relación con los movimientos primitivos y la inhibición de éstos a tiempo para propiciar un efectivo aprendizaje.
Desde luego este tema…¡continuará!





Comentarios

Anónimo ha dicho que…
que interensante para todos los que queremos tener exito en el aprendizaje de los niños
Silvia ha dicho que…
desde luego !!! saber más, mucho mejor y conocer los reflejos primitivos en tener una visión más cercana al niño. gracias por comentar tu interés.

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.