AL OPTÓMETRA COMO AL OTORRINO

Según Wikipedia y definiciones ortodoxas :

"El optometrista es el profesional encargado del cuidado de la salud visual en atención primaria. El optometrista profesional está formado y autorizado legalmente para determinar el estado de salud visual y la valoración funcional de los componentes acomodativos, refractivos, sensoriales, perceptuales, estructurales y motores del sistema visual. Está capacitado para diagnosticar, prescribir, compensar y tratar todas aquellas anomalías refractivas, binoculares, motoras y sensoriales del paciente.Igualmente puede detectar condiciones patológicas o sistémicas en los ojos y derivar al paciente al profesional más apropiado, generalmente un oftalmólogo, en aquellas patologías que afecten al sistema visual".

Según mi experiencia profesional, el optometrista es un especialista de la visión y su funcionalidad, de su relación con otros sentidos. Es alguien que puede ayudar al niño que "´¡aún no sabe leer!", que "no pone interés", que "se le da mal" , "es torpe" o cualquier otro comentario azaroso de los que tantos se habrán dado en la escuela...
La visión es un factor clave en el aprendizaje de la lectoescritura y desde este comentario pretendo darle un protagonismo especial y merecido al optometrista en las visitas al médico que se hacen con los niños. Llevar al niño antes de la adquisición de las coordenadas de la escritura es muy recomendable.
Las revisiones rutinarias del oculista o de los centros educativos no medirán la agudeza visual, ni detectarán si el niño tiene dificultades en la dominancia de la lateralidad: si domina el ojo derecho pero es diestro de mano; o si no ve por la parte superior del ojo en un porcentaje X.
Ayudaremos a definir la percepción espacial del niño, la interpretación que hace de lo que ve que es verdaderamente importante para que la información visual se procese y se interprete de manera correcta. El optómetra evalúa en profundidad la funcionalidad de la visión y su desarrollo en edades tempranas. Si detectan algún problema o alguna mejora que beneficia a la visión del niño, realizan ejercicios de terapia visual.
He podido comprobar algunos casos en que la diferencia entre el éxito o el fracaso escolar se ha debido a problemas visuales no detectados en edades tempranas que impiden un correcto aprendizaje y dificultan la lectura, la escritura y la concentración.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
muy interesante!

Entradas populares de este blog

ELINOR GOLDSCHMIED: LA CANASTA DE LOS TESOROS

¿SIN CONCIENCIA DE EXISTIR?. EL MARASMO, ENFERMEDAD DE LA EMOCIÓN.